Dolor atrás de la rodilla

Compártenos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El dolor atrás de la rodilla o región posterior de la rodilla, puede tener numerosas causas. En este artículo describiremos algunas de las causas comunes que pueden ocasionar dolor atrás de la rodilla.

Lesión de isquiotibiales (tendones de la corva)

Un desgarro de los isquiotibiales, que son los músculos que corren en la región posterior del muslo (desde la nalga hasta la rodilla). Esta condición no es común que ocasione dolor en la región posterior de la rodilla. Sin embargo, cuando ocasiona dolor en esta zona, es consecuencia de una lesión a nivel del tendón (porción terminal del músculo). En estos casos el dolor es muy localizado al movilizar la rodilla y puede empeorar súbitamente si acelera o desacelera. Es consecuencia de una lesión al estar realizando una actividad, por lo que no es un dolor que ocurra de repente.

Lesión de menisco

Consiste en una ruptura de los cojinetes o “empaques” que se encuentran entre el fémur y la tibia, cuya función es la amortiguación y distribución de cargas en la rodilla. Por lo general las lesiones meniscales ocasionan dolor atrás de la rodilla. También se acompañan de sensación de trabarse la rodilla al tenerla flexionada y quererla extender. Esto puede ocasionar algunas veces inflamación, así como dificultad para estirar por completo la rodilla. El dolor aumenta al realizar cuclillas, caminar, correr o subir las escaleras. La causa más común de esta lesión es una torsión de la rodilla al encontrarse apoyada en el suelo, sin embargo también puede ocurrir como consecuencia de cambios degenerativos en la rodilla (artrosis).

Quiste de Baker

Es una acumulación de líquido sinovial que migra a la región posterior de la rodilla y queda “encapsulada”. Las lesiones meniscales llegan a funcionar como válvula de entrada para este líquido a la parte trasera de la rodilla. Ésta es una de las causas más comunes de dolor atrás de la rodilla que se acompaña de inflamación así como sensación de rigidez. Este dolor puede aumentar al agacharse o estirar la rodilla como ocurre al caminar o arrodillarse.

Lesión(es) ligamentaria(s)

Son consecuencia de una ruptura o distensión de uno o varios de los ligamentos de la rodilla. Esto ocurre al realizar una torsión o fuerza súbitamente sobre la rodilla apoyada. Los síntomas son dolor generalizado al momento de la lesión, aparición de equimosis (moretón), inflamación, así como sensación de inestabilidad en la rodilla.

Artrosis o degeneración articular/artritis

Es ocasionada por un desgaste gradual del cartílago (artrosis) o por causas inflamatorias (artritis reumatoide). Es posible que se experimente rigidez en la rodilla por las mañanas, inflamación o hinchazón, dolor asociado a crepitaciones o tronidos en la rodilla al movilizarla. Estas enfermedades articulares pueden ocasionar dolor inclusive durante el reposo, exposición a bajas temperaturas, así como durante la actividad.

Tener un dolor en la rodilla requiere de una valoración ortopédica. Atiéndete a tiempo.[/vc_column_text][vc_column_text]

Lectura complementaria de interés

  1. Abid A, Kelley JF, Flemming DJ, Silvis ML. A young male runner with a posterior knee mass–not just your typical Baker’s cyst. BMJ Case Rep. 2016 Mar 1;2016. DOI: 10.1136/bcr-2015-213750

Contenido relacionado