Operarse en tiempos de COVID-19

Compártenos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Operarse en tiempos de COVID-19 (contingencia), es uno de los temas frecuentes comentados en consulta. Por lo tanto, en esta ocasión responderemos algunas de las preguntas más frecuentes sobre este tema.

Me acabo de lastimar, me dicen que mi cirugía es urgente, ¿es necesario exponerse?

Para contestar esta pregunta es necesario saber cuáles son las verdaderas urgencias consideradas en Ortopedia. En primer lugar, hay que mencionar que son pocas las verdaderas urgencias. Las únicas urgencias consideradas en ortopedia son: poli-traumatizado, fractura expuesta (el hueso está expuesto en la piel), artritis séptica u osteomielitis, síndrome compartimental, síndrome de cauda equina (cola de caballo) y luxaciones o bien, tumores óseos agresivo. Si no es una de esta patología, la palabra urgente no sería válida (al menos en el área de Ortopedia).

Entonces, ¿mi cirugía es urgente?

Como acabamos de responder en la pregunta previa, es muy probable que si estás leyendo este artículo no te encuentres dentro de las verdaderas urgencias de ortopedia. Si padeces una fractura, es muy probable que requieras atención médica, pero no es necesario que requieras cirugía. No todas las fracturas requieren ser operadas. Operarse en tiempos de COVID-19, es una decisión personal y fundamentada por la patología del paciente.

Me duele la rodilla, hombro, espalda o cadera. Ya vi varias opiniones y me comentan que mi cirugía es urgente.

Si su padecimiento no se encuentra dentro de las patologías mencionadas previamente, entonces no es urgente la cirugía. En caso de que su dolor es crónico y en estos meses ha aumentado, tampoco se considera una urgencia. Si ya se han agotado todas las opciones no quirúrgicas y no hay mejoría, vale la pena considerar la cirugía como una opción, y decidir el mejor tiempo para podérsela realizar.

Entonces, ¿se debe uno de operar durante la pandemia?

En primer lugar, la realidad es que no sólo deben de seguirse operando sólo urgencias. La pandemia es algo serio y es muy probable que dure más de lo estimado. La razón de decidir qué casos deben de operarse durante la pandemia, es para disminuir los contagios. Es por eso que las prioridades se dieron a las verdaderas urgencias. Pero si su patología amerita cirugía, se puede realizar siempre y cuando se tengan todas las medidas de precaución necesarias.

 

Tengo miedo de contagiarme, pero me duele mucho mi rodilla (o cualquier otra articulación) y ya me han dicho que requiero cirugía, ¿me tengo que operar?

Ya sea que se requiera la cirugía o que el dolor es demasiado, vale la pena primero confirmar que la cirugía es necesaria en estos meses. Esto ya dependerá de la confianza que les pueda proporcionar su Ortopedista en Puebla de confianza. El riesgo de contagio está dependiendo de las comorbilidades del paciente (enfermedades crónico degenerativas, inmunosupresión, obesidad, etc). Existen hospitales que ofrecen un protocolo seguro para sus pacientes, confirmando que los pacientes que se operen estén libres de COVID-19. Si la cirugía fuera necesaria, es necesario que se realice en estos hospitales que ofrecen estas medidas de prevención.

¿Por qué son necesarias las pruebas de sangre o TAC de Tórax para descartar padecer COVID-19, si yo me siento sano y sólo aumenta el costo estimado para una cirugía?

Ante la contingencia en la que nos encontramos, lamentablemente es la única manera de dar seguridad para el/la l@s pacientes, asi como para el personal. Hasta que no se tenga una franca disminución en los contagios, las normas seguirán rigiendo el protocolo prequirúrgico.

Si decido operarme, ¿qué puedo esperar?

En primer lugar, el protocolo en cada hospital varía, pero por lo general, sólo se acepta 1 persona como acompañante. El uso de cubrebocas y lavado constante de las manos es estricto tanto del paciente como del acompañante. Las visitas para revisión posterior a la cirugía van a ser más espaciadas entre pacientes y con las mismas normas de higiene y sanitización en el consultorio.

CONCLUSIÓN

En conclusión, operarse en tiempos de COVID-19 es una decisión personal. No debe de sentirse presionado por su médico para realizarse una cirugía, si es que puede esperar. Más bien, vale la pena agotar las posibilidades no quirúrgicas para dar una solución definitiva o temporal al padecimiento. En caso de que la cirugía sea la única alternativa, probablemente la cirugía pueda realizarse si se cumplen los criterios del hospital así como cuidados ya mencionados. Finalmente, hay cirugías electivas que requieren priorización debido a la sintomatología del paciente, sin ser considerada una urgencia. Si su cirugía es necesaria, vale la pena que acuda con su Ortopedista de confianza, sin que sea presionado para llevarla a cabo.

Contenido relacionado