Aflojamiento protésico de cadera

Compártenos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las prótesis de cadera pueden llegar a aflojarse debido a causas sépticas (infección) o asépticas.

Las causas asépticas incluyen el desgaste natural de una prótesis a nivel de la superficie articular artificial, lo cual genera micropartículas que se liberan dentro de la cadera y que el cuerpo, al reaccionar ante éstas, libera sustancias tóxicas en su intento por neutralizarlas pero que también afectan al hueso y por tanto aflojan la prótesis. Sin embargo, una prótesis se puede llegar a aflojar antes del tiempo de sobrevida estimado (20 a 30 años) lo cual está relacionado a la técnica quirúrgica, alineación de los implantes, estabilidad del implante al momento de la cirugía (inestabilidad protésica), así como también al nivel de actividad del paciente.

La exploración física es importante para valorar la gravedad del padecimiento y descartar que el dolor sea causado por otra patología.

Diagnóstico

El protocolo de diagnóstico incluye varios estudios de imagen que van desde radiografías simples, tomografía y/o gammagrafía, así como estudios de sangre. Lo primero es determinar si existe o no la presencia de aflojamiento protésico y después saber si la causa es de tipo séptico o aséptico.

Tratamiento del aflojamiento aséptico

El tratamiento en caso de ser aséptico puede ser conservador (rehabilitación, analgésicos) o bien quirúrgico, el cual consistirá en retirar la prótesis previamente colocada, tomar muestras del tejido para mandarlas a analizar y descartar nuevamente la presencia de cualquier proceso séptico, para finalmente colocar adecuadamente una prótesis de revisión.

Tratamiento del aflojamiento séptico

En el caso de ser séptico, se tomará la decisión en conjunto entre el paciente, médico e infectólogo, sobre la mejor opción para el paciente, ya que en algunos casos el tratamiento quirúrgico no se considera la mejor opción y se indicará tratamiento antibiótico por tiempo prolongado, el cual se encontrará bajo la supervisión del infectólogo.

En caso de que la decisión sea el tratamiento quirúrgico, éste se realizará en dos tiempos.

Primer tiempo quirúrgico

El primero incluye el retiro de la prótesis, un lavado agresivo de los tejidos, retirando el material no viable, así como toma de muestras de tejido. A nivel articular se coloca un espaciador con cemento medicado que, como su nombre lo dice, su objetivo es mantener el espacio perdido al retirar la prótesis y liberar dosis de antibiótico a los tejidos cercanos. Mientras tanto, los tejidos se cultivan y el o los microorganismos aislados se tratan bajo supervisión directa de un Infectólogo.

Segundo tiempo quirúrgico

El segundo tiempo quirúrgico, en caso de haber sido erradicada la infección consiste en retiro del espaciador y colocación adecuada de una prótesis de revisión.

El tiempo a transcurrir entre el primer y segundo tiempo quirúrgicos, es variable, siendo 6 semanas de intervalo, el mínimo aceptado. 

Entre un primer y segundo tiempos quirúrgicos también pueden realizarse varios lavados quirúrgicos debido a que el proceso infeccioso no se ha controlado.

Las causas sépticas incluyen toda aquella infección en el organismo (incluyendo caries, infecciones del tracto respiratorio, digestivo y urinario) que puedan migrar a través de la sangre a la cadera, o bien toda infección cercana a la cadera (heridas en la piel o tejidos blandos).

Factores de riesgo para una causa infecciosa

Hay factores de riesgo que aumentan la posibilidad de una aparición de infección en la articulación con una prótesis, entre los mas comunes son

  • Diabetes mellitus no controlada,
  • Uso de drogas.
  • Tabaquismo.
  • Obesidad
  • Enfermedades autoinmunes
  • Otros.
  • Síntomas del aflojamiento protésico

Los síntomas de un aflojamiento séptico o aséptico de prótesis de cadera pueden incluir:

  • Dolor.
  • Escalofríos.
  • Enrojecimiento.
  • Salida de material purulento por la herida
  • Disminución progresiva de la distancia recorrida al caminar a la que estaba acostumbrado.
  • Dolor nocturno.
  • Acortamiento progresivo de la pierna.

Contenido relacionado