Luxación acromioclavicular

Compártenos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La articulación acromioclavicular está constituida por la clavícula y su unión a una prominencia ósea de la escápula conocida como acromion. Esta articulación tiene una movilidad mínima pero significativa en los movimientos y biomecánica del hombro.

La luxación acromioclavicular ocurre como consecuencia de un traumatismo directo sobre el hombro, por lo general ante alguna caída. Es una lesión frecuente en ciclistas, futbolistas o cualquier corredor que al caer golpeé directamente sobre el hombro. Esto ocasiona una ruptura de los ligamentos que estabilizan esta articulación.

Síntomas

El paciente refiere dolor inmediato, así como dificultad para la movilización del hombro. Existirá una deformidad en el hombro causada por el extremo distal de la clavícula que se encuentra luxado. Éste dolor puede disminuir con el tiempo así como con un periodo de reposo y analgésicos.

Diagnóstico

El diagnóstico se hace clínico así como por métodos de imagen que por lo general únicamente requieren de radiografías.

Tratamiento

El tratamiento temporal consiste en inmovilización y toma de analgésicos. Este tipo de articulación se puede manejar de forma conservadora, dependiendo del grado de deformidad así como de la actividad física del paciente. En pacientes activos y/o deportistas, se recomienda el tratamiento quirúrgico mediante artroscopía. La estabilización de esta articulación permitirá una adecuada función del hombro para las tareas a las que está sometido. Tradicionalmente estas lesiones se manejaban de manera conservadora, sin embargo, como ya se ha mencionado, dependiendo de las demandas funcionales como en deportistas, se ha visto que dejar una lesión como estas sin tratamiento, afecta a largo plazo la biomecánica en el hombro. Es por esto que en personas activas y deportistas se recomienda el tratamiento quirúrgico.

Contenido relacionado