Fascitis plantar

Compártenos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La fascitis plantar es una enfermedad común en personas mayores de 50 años, así como en deportistas corredores. En este artículo, intentaremos responder varias preguntas comunes acerca de este tema.

¿Qué es la fascitis plantar?

Probablemente se piense que es un nombre elegante que hace referencia al dolor en el talón. Sin embargo, aunque se localiza en el talón, realmente está causado y es un engrosamiento de la fascia plantar. Ésta es una banda de tejido que corre debajo de la planta del pie, desde el talón hasta el dedo gordo.

¿Qué causa un engrosamiento de la fascia plantar?

Muchas pueden ser las causas, pero comúnmente son ocasionadas por una lesión o daño reciente. También puede estar asociada a pequeñas lesiones acumuladas que con el tiempo se pueden volver muy dolorosas.

¿Quiénes son susceptibles de padecer de fascitis plantar?

Es una lesión común en mujeres, aunque no exclusiva de este género. También es común que se presente esta enfermedad con la edad avanzada.

¿Existen factores predisponentes?

Sí, a continuación mencionamos algunos de los más comunes:

  • Estar de pie por varias horas al día
  • Sobrepeso u obesidad
  • Realizar una nueva rutina de ejercicio, la cual aumentó recientemente su intensidad
  • Tendencia a usar zapatos de tacones y cambiar repentinamente a zapatos “flats”
  • Tener un arco plantar prominente o pie plano
  • Tener poca flexibilidad en el tendón de Aquiles.

Si tienes una combinación de los factores mencionados, el riesgo de presentar esta enfermedad aumentará.

¿Cuáles son los síntomas?

Dolor en la planta del pie, usualmente en el centro, delante del talón (punto de apoyo). Este dolor es característico de presentarse al levantarse de la cama por las mañanas y dar el primer paso. También puede presentarse después de estar sentado por largos periodos de tiempo. Otra situación donde puede presentarse es después de ejercitarse (especialmente con uso de zapatos deportivos inadecuados).

¿Cuál es el tratamiento?

Existen varias formas de tratar la fascitis plantar, y hasta la fecha la primera parte del tratamiento es de tipo conservadora. Esto significará evitar cualquier tipo de ejercicio o calzado que ocasiona el dolor o lo hace peor. Algunas veces se puede recomendar el uso de plantillas con almohadillado a nivel del talón para disminuir las cargas en esta área. También pueden utilizarse taloneras.

¿Los estiramientos sirven de algo en el tratamiento?

Sí, realizar estiramientos 3 a 5 veces al día ayudará a hacer un tendón de Aquiles más flexible. Mejorar la flexibilidad de las articulaciones en general tiene muchos beneficios. La aplicación de hielo o masajes con hielo en el talón por las noches, ayudará a aliviar el dolor. En algunos casos extremos puede llegar a indicarse férulas de uso nocturno para mantener el pie en un ángulo específico al dormir.

¿Qué es el espolón calcáneo?

El espolón calcáneo es una formación ósea a nivel del talón. La creencia popular es que esta formación ósea actúa como espina y es el causante del dolor. La forma de este espolón calcáneo tiene que ver mucho con la gravedad de la enfermedad. En realidad, su formación se debe a una tracción excesiva de una fascia plantar poco flexible sobre el talón.

¿Me tomaron una radiografía del pie y me detectaron espolón calcáneo, eso quiere decir que tengo fascitis plantar?

No necesariamente. Si a 100 personas sin dolor en el pie les tomáramos radiografías, aproximadamente 25 a 30 personas tendrían en sus radiografías espolón. Por lo tanto, tener un espolón en una radiografía no es sinónimo de fascitis plantar.

¿Entonces si me operan para quitarme el espolón calcáneo, se me quitará el dolor?

No. La causa del dolor es una combinación de factores. Si solo se quita el espolón, entonces se mantendrá la rigidez en el tendón, falta de flexibilidad en el tendón de Aquiles, y todo esto predispondrá al paciente a volver a formar este espolón.

¿Qué tipos de tratamiento alternativo a la cirugía existen?

Los tratamientos más efectivos reportados hasta el momento son el uso de ultrasonido, inyección de esteroide y ondas de choque. El uso de plasma rico en plaquetas tiene resultados promisorios si se coloca y aplica con las técnicas adecuadas en el paciente indicado.

¿En qué casos se requiere cirugía?

En los casos en los que se ha intentado el manejo conservador por 6 meses sin encontrar respuesta, se puede indicar la cirugía.

Conclusión:

En conclusión, el tratamiento para la fascitis plantar es un proceso lento, muchos casos llegan a resolverse hasta después de un año. Mantener una adecuada flexibilidad articular y el uso de zapato deportivo adecuado puede prevenir la aparición de esta enfermedad. La cirugía sólo está indicada cuando los tratamientos conservadores han fallado.

Lectura complementaria de interés

  1. Zhou B, Zhou Y, Tao X, Yuan C, Tang K. Classification of Calcaneal Spurs and Their Relationship With Plantar Fasciitis. J Foot Ankle Surg. 2015 Aug;54(4):594–600. DOI: 1177/1071100716649925
  2. http://www.orthoinfo.org/topic.cfm?topic=A00702

Contenido relacionado