Reparación meniscal

Compártenos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Si padeces una ruptura de menisco, seguramente te preguntarás cómo es la reparación meniscal. En este artículo resolveremos algunas dudas comunes que el paciente tiene al momento de su diagnóstico.

¿Pueden repararse todas las rupturas meniscales?

La respuesta corta es no; no todos las lesiones o rupturas meniscales pueden ser tratadas con reparación meniscal. Una ruptura meniscal es un desgarro a nivel del fibrocartílago que estabiliza y amortigua a la rodilla. No todas las rupturas son iguales, existen distintos patrones de lesión. Mientras unas son viables de repararse, otras no.

¿Cuántos tipos de lesión o rupturas meniscales existen?

En primer lugar, lo más importante es conocer el tipo de lesión o ruptura que presentas. Este tipo de rupturas pueden ser de las siguientes características:

  • Radiales
  • Horizontales
  • Longitudinales
  • En asa de balde
  • Degenerativas

¿Qué tipo de lesiones pueden repararse?

Siempre es importante saber el tiempo de evolución de la lesión. Mientras más tiempo tengan, es más difícil que puedan cicatrizar si se reparan. La reparación meniscal sólo está indicada en lesiones horizontales, longitudinales o en asa de balde. Si la reparación meniscal no está indicada en tu lesión, existen otros tratamientos. Sin embargo, en este artículo sólo hablaremos de la reparación meniscal.

¿Cómo es la reparación meniscal?

En primer lugar, es importante que el diagnóstico y tratamiento, sean llevados a cabo por un Ortopedista Especialista en Rodilla. La cirugía artroscópica es el tratamiento de elección para este tipo de lesiones. Esta cirugía consiste en introducir a la articulación una cámara pequeña así como instrumentos para reparación meniscal. La cirugía artroscópica, es el tratamiento de elección preferido por los ortopedistas. Para más información visita nuestros otros artículos. https://www.ortopediapuebla.com/artroscopia-de-rodilla/

¿En qué consiste la reparación meniscal?

Consiste en unir los fragmentos del tejido mediante suturas meniscales. Estas suturas pueden también ser realizadas mediante dispositivos conocidos como anclas. La técnica de colocación puede variar dependiendo de la localización de la lesión.

¿Qué pasa después de una reparación meniscal?

Es importante entender que para que la lesión pueda cicatrizar, hay que darle tiempo para esto. Es importante no apoyar la pierna operada por un periodo de 4 a 6 semanas. Sin embargo, hay que iniciar la movilización de la pierna en cuánto antes. Además, el mantener la pierna móvil es importante para que no haya pérdida de la masa muscular ni de la movilidad. Después de 4 a 6 semanas es probable que puedas regresar a tus actividades. Finalmente, deberán evitarse actividades como correr, realizar sentadillas o donde la rodilla esté sometida a mucho estrés.

 

Contenido relacionado