Esguince de Tobillo

Compártenos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El esguince de tobillo es una lesión muy común en nuestra población, sin importar la edad o género.

¿Qué es un esguince de tobillo?

Es conocido también como torcedura de tobillo. Es cuando los ligamentos del tobillo se han estirado más allá de su capacidad fisiológica.

¿A qué edad es más común que se presenten?

La mayoría de las personas en alguna etapa de sus vidas han presentado o presentarán un esguince de tobillo. Sin embargo, es más frecuente que ocurra en personas activas, como deportistas.

¿Cómo ocurre un esguince de tobillo?

La torcedura de tobillo (esguince) ocurre al caer de manera no correcta con el tobillo, caer en un agujero o pisar el borde de una banqueta. Puede ser muy doloroso. Además, cuando el dolor e inflamación están presentes, el diagnóstico de esguince de tobillo puede ser evidente.

¿Qué ocasiona un esguince de tobillo?

Generalmente lo que ocurre es que el pie se encuentra apoyado y la dirección del peso del cuerpo cambia súbitamente. Esto resulta en que el tobillo se vaya hacia fuera y el pie hacia adentro o a la inversa. Los movimientos a los que es sometido el tobillo causa que los ligamentos de la parte externa o interna se estiren más allá de su capacidad funcional.

¿Cuáles son los síntomas de un esguince de tobillo?

Segundos después de la torcedura de tobillo, el dolor se presentará en el sitio donde los ligamentos se han lastimado. La inflamación puede empezar a presentarse, mientras que un moretón (equimosis) puede presentarse en el lapso de unas horas. El dolor puede llegar a incapacitar a la persona para caminar. Por lo general mientras más inflamación y dolor exista, mayor será la gravedad del esguince.

¿Cómo se manifiesta un esguince de tobillo de acuerdo a su gravedad?

Con un esguince leve, el tobillo se inflamará y presentará dolor. Sin embargo, el tobillo se sentirá lo suficientemente estable para caminar aunque con un poco de dolor. Con un esguince moderado a severo, aparecerá un moretón (equimosis) y mayor dolor que impedirá completar el caminado. Un esguince severo puede llegar a ocasionar mucho dolor así como sensación de inseguridad en el tobillo.

Se me torció el tobillo, ¿qué debo hacer?

En primer lugar es importante acudir con el especialista a revisión. Esto es debido a que la misma forma en la que se tuerce un tobillo, también puede fracturarse. La valoración por el especialista ayudará a descartar la presencia de alguna fractura. Además, una vez descartada alguna fractura, se puede determinar la gravedad del esguince. Finalmente el especialista será quien determine el tratamiento más adecuado.

¿Es necesario que me tomen radiografías?

Por lo general la valoración clínica puede determinar si es o no necesario tomar radiografías. Existen unos criterios clínicos para saber qué paciente es candidato a tomarle algún tipo de estudio de imagen (radiografías). Las radiografías se solicitarán cuando se sospeche una fractura de tobillo.

¿Cómo puedo saber si es un esguince o una fractura de tobillo?

Nuevamente, lo más importante es acudir al especialista. El famoso “yo conozco mi cuerpo” puede llegar a ser engañoso. Una fractura y un esguince de tobillo pueden presentar el mismo mecanismo de lesión. Un esguince moderado a severo, también puede presentar las mismas características clínicas que una fractura. Es por esto que la valoración clínica por el especialista determinará si es un esguince o una fractura. Además, solicitar unas radiografías nunca están de más para dar el tratamiento adecuado.

¿Entonces si mi tobillo tiene un esguince, pero no fractura, no es tan grave?

Los esguinces de tobillo son muy comunes, sin embargo, no son lesiones menores. En algunas personas los esguinces pueden ser de alto grado o presentarse de manera recurrente. También pueden llegar a ocasionar debilidad y dolor recurrente. Debido a esto, recibir un tratamiento adecuado en un inicio puede prevenir alteraciones a futuro en el tobillo.

¿Cuál es el manejo o tratamiento inicial en estas lesiones?

En la mayoría de los casos se indican medidas generales como reposo, aplicación de frío local (hielo), vendaje compresivo y elevación del tobillo por 24 a 36 Hrs. Las inmovilizaciones rígidas NO son parte del tratamiento ideal en este tipo de lesiones.

Conclusión

En conclusión, el esguince de tobillo es una lesión común. Es importante acudir con el especialista para descartar alguna lesión de gravedad (fractura o inestabilidad). Además, solo el especialista es quien puede darte el tratamiento adecuado para evitar alguna secuela. Lo más importante es que tu tobillo regrese a la normalidad cuando termine el tratamiento. Finalmente, tu salud y función del tobillo son importantes, atiéndelos a tiempo.

Contenido relacionado